#frases

Frases: Bienvenido a Wood Pine – Audrey Dry

Ya he decidido que cuando haya un libro del que saque muchas frases, pondré unas pocas de ellas en la reseña y el resto las subiré en una entrada a parte, así que aquí vienen el resto de frases que destaqué de Bienvenido a Wood Pine.

Como había dicho antes, cuando la esperanza se pierde, todo muere con ella.

“No podía volver atrás en el tiempo y hacer que los problemas desaparecieran; no podía borrar todas las cosas que él me había dicho y yo había respondido, y sobre todo no podía olvidar algunas cosas que había visto.”

Así era como me consideraba a mí misma, como un recipiente vacío. O a veces como un alma sin recipiente. Sentía que siempre me faltaba una de las dos cosas. Me sentía fuera de lugar continuamente, triste y sin vida. O con vida, pero sin alma. Parecía que estaba de paso por el mundo, esperando que los años transcurrieran hasta que llegara el momento de marcharme.

“A decir verdad, era el lugar idóneo para poder escapar de los problemas, y pensar eso hacía que le diera otro punto a favor.”

A veces, las mejores contestaciones son las que no se dan.

“—¿Qué es lo que quieres? —pregunté, pretendiendo sonar tajante, pero mis intentos sucumbieron cuando mi voz sonó amable. —Nada. Solo pasaba por aquí. Te he visto y me he dicho a mí mismo: “Vaya, mira a quién tenemos aquí. ¿Por qué no le hago la vida un poco más imposible?” No he podido resistirme. —Eres todo un encanto —le dije con sarcasmo.”

 

 

Anuncios

Frases: Mentira – Care Santos

Hace unas semanas subí la reseña de este libro (podéis verla aquí) y aunque en esa entrada incluí tres frases que me gustaron bastante, había otras pocas que me llamaron la atención y he decidido ponerlas todas aquí.

¿Verdad que es una manera completamente idiota de comenzar una historia? La vida a veces es completamente idiota.

Esperar. Otra vez. ¿Os habéis parado a contar cuánto tiempo perdemos en nuestra vida solo esperando algo?

No valoramos lo que tenemos hasta que lo ponemos en peligro. A veces, hasta que lo hemos perdido del todo. Es una de aquellas cosas que demuestran que las personas no somos tan inteligentes como pensamos.

¿Qué somos las personas, más allá de lo que se ve por fuera? ¿De qué nos enamoramos cuando nos enamoramos?

Esa grave enfermedad que se llama <<amor>> dura tres meses, aseguran los científicos. También dicen que se va sin dejar rastro. Yo no estoy de acuerdo. Cuando un huracán de fuerza cinco pasa por tu vida, no deja nada donde estaba.

Me gusta permanecer en silencio. Me gusta la tranquilidad. Poder leer sin que nadie ni nada me moleste.

Lo que más me gustó fue el silencio. El silencio tiene algo de mágico, de sobrenatural.

Seguro que ya lo sabes: A la gente que nos gusta leer, el mundo real nos da lo mismo. La única cosa que queremos es que nos dejen leer.

Quienes se encargan de hacer las leyes siempre se olvidan de que todos, hayamos nacido donde hayamos nacido, tenemos las mismas necesidades.

¿No te da miedo pensar cómo de diferente hubiera sido tu vida si te hubieses desviado solo un milímetro del camino? A mí sí.

Y ya para acabar, la parte que más me gustó de la Nota a los lectores que nos encontramos al final del libro:

A menudo me preguntan qué pretendo inculcar con mis novelas. Comienzo por corregir el verbo. “inculcar” es un verbo odioso. Yo no quiero “inculcar” ni que me inculquen nada. Yo deseo “contagiar”, “invitar”, “seducir”. Todo ello con lo único que tengo: las historias, las palabras. “Emocionar”. He aquí el verbo que más me interesa. Y eso es lo que pretendo: emocionar a los jóvenes lectores del mismo modo en que a mí me emocionaron las lecturas de mi adolescencia. Aunque si consigo también ni que sean cinco minutos de reflexión, la felicidad será completa.

The Vampire diaries 8×10 – Nostalgia’s a bitch

Querida Bonnie,

Soy un cobarde. Tendría que estar diciéndote esto a la cara, y no escribir esta carta pero sé que si lo hago, me hablarás de haber huido de todos mis problemas. Vas a hacerme encarar un futuro sin Elena. Y luego vas a ayudarme a convertirme en el mejor hombre que puedo llegar a ser. Del mismo modo que ella lo hizo. Y estoy demasiado aterrorizado de fallarles a las dos. Así que me voy. Porque prefiero fallarte una vez que fallarte durante el resto de tu vida. Y espero que sea la vida más feliz. Porque tú, Bonnie Bennett, eres una mujer espectacular, una mediocre jugadora de los crucigramas y mi mejor amiga.

Con mucho amor y respeto,

Damon.

Escarlatina, la cocinera cadáver

-Román, ¡cualquier día te meto en la lavadora con ropa y todo!

Mamá es guay, pero a veces se enfada. A mí eso de estar dando vueltas en el tambor de la lavadora durante setenta y cinco minutos, que es lo que dura el ciclo para manchas difíciles, no me hace mucha gracia. Un día metí a Dodoto, mi gato, para ver cómo reaccionaba. No dejaba de maullar con cara de susto y de golpear con las patitas delanteras contra la tapa transparente. Traté de explicarle que el experimento era por el bien de los dos y tal vez de toda la humanidad, y que por mucho que protestase no tenía pensado sacarlo de allí dentro. Eché detergente y suavizante con olor a fresa, pensando en que sería fantástico que Dodoto oliese a fresa, y le di al botón de encendido. Justo cuando la lavadora empezó a hacer el ruido de estar cogiendo agua, apareció mamá como por arte de magia. A veces pienso que lleva un radar incorporado dentro de la cabeza, ¡siempre aparece cuando no debe!

El guardián invisible

¿A dónde vas a ir tú? ¿Crees que vas a encontrar algo mejor? Y la última: ¿quién te va a querer? Nunca lo creerían, pero a pesar de que sus burlas iban destinadas a minar mis fuerzas consiguieron justo el efecto contrario: les vi tan pequeños y cobardes, tan incapaces, que cualquier cosa me pareció posible, más fácil sin sus cargas. No lo sabía todo, pero al menos para la última pregunta tenía respuesta: yo, yo voy a quererme y yo cuidaré de mí.